Éfeso Ephesus (Selçuk)

Publicado en Grecia el 18 de Diciembre, 2005, 18:54 por terraeantiqvae



Éfeso Ephesus (Selçuk)

Antigua localidad del Asia menor, en la actual Turquía. Fue una de las ciudades jónicas ubicadas sobre el mar Egeo y un importante centro religioso, cultural y comercial. Actualmente sus ruinas constituyen una atracción turística importante.



Le città di Alessandria, Antiochia, Efeso, Costantinopoli 







Población

Parte del trazado original de esta famosa ciudad de la antigüedad está ocupado por la pequeña villa de Ayasaluk, cuyo nombre se cree que es la corrupción del griego hagios theologos, es decir "la santa divina". Gentilicio: efesio-a.

Historia

Se ha identificado a Éfeso como la ciudad de Apasa o Abasa, mencionada por los hititas como la capital del reino de Arzawa. También se ha encontrado cerámica micénica.



 



La fundación de la Éfeso griega en el siglo XI adC se debe a colonos atenienses liderados por el hijo del rey Codros, de nombre Androclo, aunque una leyenda se la atribuye a las Amazonas.

La fundación de la Éfeso griega en el siglo XI adC se debe a colonos atenienses liderados por el hijo del rey Codros, de nombre Androclo, aunque una leyenda se la atribuye a las Amazonas.







En la época romana, Éfeso fue la capital de la Asia proconsular (oeste de Asia menor), bajo el título de "la primera y más grande metrópolis de Asia." Contaba con más de 200.000 habitantes.





Su comunidad cristiana es considerada "madre" de muchas otras de Asia menor, aunque en sus inicios albergó herejías gnósticas.

Pablo de Tarso permaneció más de dos años en Éfeso a partir del 54. Más tarde, estuvo cautivo en Éfeso hacia el año 57. Algunos opinan que podría detarse más tarde, aunque no después del 63. Se cree que en esa época escribió su Carta a los Filipenses. San Pablo escribió otra epístola a los efesios, como también lo haría Ignacio de Antioquía en el siglo II.

Juan, el evangelista, se traslado a Éfeso hacia el año 62. Con la persecución de Domiciano, Juan es desterrado y sólo bajo el imperio de Nerva pudo volver a Éfeso donde falleció pocos años después a edad muy avanzada. En el Apocalipsis se cita a Éfeso como la "ciudad que ha perdido su primer amor"

El 22 de junio de 431 se inició el tercer Concilio Ecuménico (Concilio de Éfeso) convocado por el Papa San Celestino I e impulsado por Cirilo de Alejandría para combatir el nestorianismo.

Durante los [Siglo VII|siglos VII]] y VIII, Éfeso estuvo permanentemente hostigada por los árabes.

Lugareños ilustres:

Heráclito, filósofo.

Calino de Éfeso, poeta.

Artemídoro de Éfeso, geógrafo.

Zenódoto de Éfeso, bibliotecario de Alejandría

San Máximo de Éfeso, mártir.

Cultura

Se hablaba el dialecto jónico del griego clásico.

Turismo

Actualmente las ruinas son visitadas principalmente por cruceros que proceden del puerto de Kuşadasi, situado a 20 Km. Es un sitio amplio, que no ha sido excavado todavía por completo, pero lo que se puede observar da una cierta idea de su esplendor original.





Mercurio







Monumentos y lugares de interés:

El enorme anfiteatro, ubicado en una posición muy sobresaliente dominando el paisaje sobre la calle del puerto. El mayor de su época, tenía capacidad para 50.000 espectadores y se empleaba también para espectáculos circenses.





 





El Odeón



 





El templo de Artemisa en Éfeso, una de las Siete Maravillas del Mundo y el mayor de la antigüedad, con 120 columnas de 20 m de altura, de las que sólo sobrevive una. En el se veneraba a la "Señora de Éfeso", una divinidad de múltiples pechos a la que los griegos identificaron como Artemisa. El templo fue saqueado y quemado por los godos en el año 262.

La biblioteca de Celsus, un ciudadano romano que la construyó en memoria de su padre. Su fachada todavía está en pie. Fue construida mirando hacia el este para que las salas de lectura aprovecharan mejor la luz matutina.





























Puerta deMazaeus y Mithradates, dedicada al emperador Augusto









Estatua del emperador Damiano





Templo de Adriano





 



Puerta de Hércules

Puerta de Hércules





El Ágora





La casita de María, donde (según la leyenda) vivió y murió la madre de Jesús. Es una estructura del siglo VII.

La Iglesia de San Juan, construida en el siglo VI en el sitio donde supuestamente San Juan escribió su evangelio.

Templo de Artemisa en Éfeso





El Templo de Artemisa es un templo dedicado a la diosa Artemisa (o Diana para los Romanos) en la ciudad de Éfeso, Turquía.










Planta del templo tardío de Artemis en Éfeso, reedificado a partir de la antigua planta (c. 560 a. C.) Según Biers 1987







Su construcción fue comenzada por rey Creso de Lidia y duró unos 120 años. De grandes dimensiones y hermosa arquitectura, era considerada una de las Siete Maravillas del Mundo. Tal como lo describió Antípatro de Sidón, que elaboró la famosa lista:





He posado mis ojos sobre la muralla de la dulce Babilonia, que es una calzada para carruajes, y la estatua de Zeus de los alfeos, y los jardines colgantes, y el Coloso del Sol, y la enome obra de las altas Pirámides, y la vasta tumba de Mausolo; pero cuando vi la casa de Artemisa, allí encaramada en las nubes, esos otros mármoles perdieron su brillo, y dije: aparte de desde el Olimpo, el Sol nunca pareció jamás tan grande.". Antípatro de Sidón. Antología Griega (IX.58)





El templo estaba compuesto por numerosos edificios, que los arqueólogos denominaron con letras sucesivas. El edificio más antiguo e importante era el D. El Templo de Artemisa fue destruído por un incendio en el año 356 A.C.





Ubicación

El templo de Artemisa se encontraba en la antigua ciudad de Éfeso, a unos 50 km al sur de la moderna ciudad portuaria de Izmir, en Turquía. Al igual que las otras maravillas, no fue incluida en la lista por su belleza o tamaño, sino porque se encontraba en los confines del mundo helenístico, lo que inspiraba un aire de misterio entre los griegos, y enfatizaba la grandiosidad del imperio de Alejandro Magno.





Artemisa de Éfeso

Artemisa, hermana de Apolo, era la diosa griega de la Luna. En Éfeso se le rendía un culto en cierto modo pre-helenístico, representando más la fertilidad que la virginidad que significaba para los griegos. A la diosa se la representa con una corona amurallada (símbolo de Cibeles). Y al igual ella, la Artemisa de Éfeso era servida por esclavas llamadas megabyzae.









Una inscripción votiva mencionada por Bennet, que data probablemente del siglo III adC, asocia la Artemisa de Éfeso a Creta: Al sanador de los desastres, a Apolo, dador de la Luz a los mortales, Eutyches le ha erigido en ofrenda (una estatua de) la Señora cretense de Éfeso, la Portadora de la Luz.





La costumbre griega del sincretismo asimiló todas las deidades extranjeras bajo alguna forma de las deidades del Olimpo, y está claro que en Éfeso, la identificación que los colonos jonios hicieron con Artemisa no era muy apropiada.





Historia

El lugar sagrado de Éfeso era mucho más antiguo que el templo. El historiador Pausanias de Lidia afirmó que existía muchos años antes de la inmigración Jonia, y que era incluso más antiguo que el culto al Oráculo de Apolo en Didymi. Los anteriores habitantes de la ciudad eran legeles y lidios.

El templo fue diseñado por el arquitecto griego Chersiphron, y construido alrededor del año 550 adC a expensas de Creso, el poderoso rey de Lidia. Se eligió un terreno rocoso como precaución frente a terremotos, según Plinio el Viejo. El templo se convirtió en atracción turística, visitado por mercaderes, reyes y viajeros, que pagaban tributo a Artemisa en forma de joyas y otros bienes. Su esplendor también atrajo adoradores que formaron el culto de Artemisa.

El templo era respetado como lugar de refugio, tradición que se trasladó al mito con las amazonas, que se refugiaron allí tanto de Hércules como de Dionisio.

El templo de Éfeso fue destruído el 21 de julio del año 356 adC, por un incendio provocado por Herostrato. Según la historia, su único fin fue lograr fama a cualquier precio.

"Se descubrió que un hombre había planeado incendiar el templo de Diana en Éfeso, de tal modo que por la destrucción del más bello de los edificios, su nombre sería conocido en el mundo entero". Valerio Máximo

Los efesios, ultrajados, intentaron que su nombre nunca fuera recordado. Sin embargo éste nos ha llegado a través de Estrabón.

La misma noche que el templo ardía nacía Alejandro Magno. Plutarco sentenció que Artemisa estaba demasiado preocupada por este hecho como para salvar su propio templo en llamas. Más tarde, Alejandro ofrecería a los efesios costear su reconstrucción, a lo que aquellos se negaron. Sin embargo, el templo fue restaurado tras la muerte de Alejandro, en el año 323 adC.

Pero esta reconstrucción sería arrasada de nuevo por los Godos en el 262, en tiempos del emperador Galieno. "Respa, Veduc y Thuruar, líderes de los godos, embarcaron y navegaron a través del Helesponto hacia Asia. Allí arrasaron varias populosas ciudades y prendieron fuego al renovado templo de Diana en Éfeso", escribió Jordanes en Getica (xx.107).

A lo largo de los dos siglos siguientes, la mayoría de los efesios se convirtieron al cristianismo, y el antiguo templo perdió su interés religioso. Los cristianos derribaron los restos del edificio y reutilizaron los materiales para otras construcciones.





El lugar del templo fue redescubierto en 1869 por una expedición del Museo Británico. Aún pueden verse varias esculturas y artefactos, aunque de la séptima maravilla del mundo solo queda en pie una columna.







Arte y arquitectura

La mayoría de las descripciones físicas del templo provienen de Plinio el Viejo, aunque hay discrepancias en torno al tamaño. Plinio describe el templo como de 377 pies de largo (110m) por 180 pies de ancho (54m), hecho mayormente de mármol. Constaba de 127 columnas, cada una de 60 pies de alto (18m). Muchas de ellas con adornos tallados. El estilo del edificio era jónico.





El templo albergaba varias obras de arte: esculturas de los renombrados Polícleto, Fidias, Cresilas y Fradmon; pinturas, columnas doradas de oro y plata. Varias de esas esculturas se referían a amazonas, que según la leyenda se habían encontrado en esa región.





Plinio nos dice que trabajó tallando relieves Escopas de Paros, que también había trabajado en el mausoleo de Halicarnaso.





Culto e influencia

El templo de Artemisa se encontraba en una próspera región, que cruzaban viajeros y mercaderes de de toda Asia Menor. Fue influenciado por varias creencias, y era un símbolo de fe para muchas gentes. Los efesios adoraban a Cibeles, e incorporaron gran parte de sus creencias al culto de Artemisa. El duo Artemisa-Cibeles distaba mucho de su equivalente romano Diana. El culto de Artemisa atrajo miles de adoradores de todas partes del mundo conocido.













Fuente: Wikipedia, la enciclopedia libre.

Enlace: http://es.wikipedia.org/wiki/Templo_de_Artemisa_en_%C3%89feso

  

Free counter and web stats