Exposición: Faraón

Publicado en Egipto el 21 de Diciembre, 2005, 16:58 por terraeantiqvae
Exposición: FARAÓN - Tesoros de Egipto


La mayor exposición sobre los tiempos faraónicos reúne 120 piezas del Museo del Cairo y del British Museum

la exposición ha construido en el exterior del recinto una pirámide de 18 metros. (J. Martínez)

la exposición ha construido en el exterior del recinto una pirámide de 18 metros. (J. Martínez)


FARAÓN.- Fecha: del 21 de diciembre de 2005 al 14 de mayo de 2006. Lugar: Centro de exposiciones Arte Canal (Mateo Inurria 2) (parque de la plaza de castilla). Precio: 6 euros (adultos) y 4 euros (niños).

Alberto de las Fuentes, Magazine EL MUNDO

Imagen computerizada del sacerdote Nesperennub
Imagen computerizada del sacerdote Nesperennub

Nesperennub ya está en Madrid. La momia de este alto sacerdote egipcio, que nació hace casi 3.000 años, se mostrará (en imágenes digitalizadas) a partir del miércoles 21 en la capital, donde constituirá una de las atracciones centrales de la gran exposición Faraón, organizada por la Fundación Canal y que aspira a repetir, e incluso superar, el éxito de Los guerreros de Xiam.

Para mostrar a Nesperennub, los organizadores de la muestra han construido junto a la Plaza de Castilla una pirámide de 18 metros de altura, con capacidad para 150 personas. En ella, se proyectará una película con imágenes en 3D de esta ilustre momia, realizada por el British Museum.

Además de este material audiovisual, la exposición se completa con 120 piezas únicas (esculturas, joyas, relieves, grabados jeroglíficos...) procedentes del Museo del Cairo.

Pero, ¿quién era Nesperennub? ¿Qué cúmulo de casualidades han tenido lugar para que las imágenes en 3D de su momia, junto a los otros objetos y muestras de arte egipcio, se exhiban en Madrid?

Este alto sacerdote ejerció sus funciones hace 2.800 años en el complejo de templos de Karnak, donde vivió consagrado al culto de Khonsu, dios de la luna. En su origen, ésta era una deidad cruel y sedienta de sangre, que ayudaba al faraón a absorber la energía de sus enemigos tras acabar con ellos. Pero, posteriormente, evolucionó hacia una forma más benévola y, en la época de Nesperennub, ya era protector de los niños, proveedor de alimentos y aquél que decidía qué periodo de vida se concedía a cada persona. Khonsu era adorado junto con sus padres Amón (el rey de las divinidades) y Mut (la diosa de la maternidad), con los que formaba una sagrada trinidad, la más importante de la civilización tebana.

Así pues, Nesperennub tuvo que ser un personaje relevante. En los tiempos en los que vivió, la civilización egipcia no sólo era rica, poderosa y dotada de una fabulosa cultura, sino increíblemente longeva: cuando nació este alto sacerdote, por ejemplo, la Gran Pirámide de Gizeh llevaba construida casi 2.000 años.

Embalsamado. Tras su muerte, ocurrida en torno al 800 a.C., el cuerpo de Nesperennub fue cuidadosamente embalsamado, depositado en un hermoso sarcófago y trasladado a una tumba de Luxor, junto al Valle de los Reyes donde descansaban los grandes monarcas egipcios. Allí permaneció 28 siglos, hasta que fue desenterrado y, en 1899, pasó a formar parte de los tesoros del British Museum.

Finalmente, esta institución decidió elegirlo, entre otras 300 momias disponibles, para un novedoso proyecto: obtener 1.500 imágenes de todo su cuerpo en tres dimensiones utilizando la más moderna tecnología estadounidense (de la empresa Silicon Graphics) de escáner por láser.

De esta forma, sin alterar ni un ápice su estado de conservación, se ha rodado una película que descubre sus más íntimos secretos. Así se ha sabido que Nesperennub contaba con más de 40 años cuando falleció. Sobre su pecho se agolpaban escudos de oro, amuletos y piezas de cera y de cerámica trabajadas con la forma de escarabajos sagrados. En los dedos también llevaban anillos. Los embalsamadores, aunque hicieron bien su trabajo y no se atrevieron a robarle ninguna de sus joyas, cometieron un error: olvidaron sobre su cabeza un pequeño envase que quedó fuertemente pegado a la resina. Tras intentar arrancarlo sin éxito, vendaron a la momia con la esperanza de que no se notara la pequeña chapuza.

Otra anomalía, mucha más misteriosa, es un pequeño agujero en su cráneo, similar a una bala y que, sin embargo, no fue la causa de su muerte. Hasta el momento, todos los intentos de explicar este orificio —desde un tumor hasta una acción humana— han sido desechados porque no se corresponden con el buen estado general del cuerpo.

Estatua de Kefrén
Estatua de Kefrén

Misterios aparte, la película obtenida es uno de los éxitos de la última época en el British Museum, donde se formaban largas colas para verla. Y, desde el próximo miércoles 21, estará en las instalaciones de la Fundación Canal al alcance de todos los madrileños (y visitantes).

Coloso. Nesperennub forma, por sí solo, una de las dos partes de esta gran exposición. La otra la constituyen 120 piezas únicas de una de las más grandes civilizaciones de la Historia, procedentes del Museo del Cairo. Entre ellas destaca la máscara funeraria de Psuneses I. Este monarca de la XXI dinastía vivió tiempos duros: la casta sacerdotal había ido acumulando poder en la capital, Tebas, hasta dominar casi por completo la política de su tiempo. Así que los faraones se retiraron temporalmente a la urbe de Tanis, dando lugar a un doble reinado. Su máscara funeraria, realizada en oro, destaca por su belleza.

También sobresalen el coloso y el lecho de Tutankhamón. El faraón más famoso de la civilización egipcia, —pese a que murió siendo un muchacho y apenas tuvo poder político real—, dejó fabulosos tesoros que fueron descubiertos intactos. Entre ellos, aquí se exhiben una estatua de tres metros de altura y casi 3.500 años de antigüedad, procedente de un templo funerario, y uno de los lechos más sencillos de su ajuar funerario.

Finalmente, otra de las joyas de la muestra es la estatua del rey Kefrén, una pieza en basalto del mítico faraón y constructor de pirámides. Realizada hace más de 4.500 años, ésta es la primera vez que sale del Museo del Cairo.



© Mundinteractivos





Del 21 de diciembre al 14 de mayo, los faraones invaden Madrid. La exposición del Centro de Exposiciones Arte Canal permite descubrir el enigma que envuelve la civilización egipcia, a través de la figura omnipresente de los faraones. (Foto: EFE)





Madrid acogerá desde el miércoles la exposición Faraón, una muestra que se compone de un proyección audiovisual en tres dimensiones sobre el cuerpo de una momia del Museo Británico, y la exhibición de 120 obras, algunas con más de 4.500 años de antigüedad, del Museo de El Cairo. En la foto, un hombre y una mujer observan la estatua gigante del faraón egipcio Tutankamon de la Dinastía XVIII de hace aproximadamente 3.500 años, durante el preestreno de la exposición titulada Farón, en Madrid, el 20 de diciembre de 2005.



El coloso de Tutankamón es, sin duda, una de las obras más especiales de la exposición. Esta estatua de tres metros de altura y unos 3.500 años de antigüedad fue encontrada en el templo funerario de Ay Horemheb en Tebas Norte. Pertenece a la Dinastía XVIII, al reinado de Tutankamón. (Foto: EFE)





La máscara funeraria de Psusenes I es de una riqueza y un valor similar a la de Tutankamón. Entre todos los objetos hallados en las tumbas reales de Tanis, destaca por su belleza esta máscara mortuoria realizada completamente en oro. Pertenece a la Dinastía XXI, al reinado de Psusenes I. (Foto: EFE)





Esta estatua representa a Ramses II arrodillado ante una capilla, sobre la cual aparecen tres personajes, que podrían ser el dios Re, el dios Amón y un niño.La pequeña escultura, procedente del Museo de El Cairo en Egipto, está realizada en grauvaca. (Foto: Fundación Canal)





No sólo los políticos actuales ponen 'primeras piedras' en las obras faraónicas. Ya hace miles de años, en el momento de la construcción de un edificio se depositaban en los cimientos una serie de objetos que formaban parte del llamado depósito de fundación. Una de las piezas habituales era un pequeño ladrillo, como éste, que llevaba inscrito el nombre del faraón que había ordenado la construcción del edificio. (Foto: Fundación Canal)





Durante el reinado de Ajenatón la religión y el arte se vieron sometidos a intensos cambios. Uno de ellos fue establecer a Atón, el dios del disco solar, como la única deidad suprema. Es de esa época esta cabeza de princesa amarniense, realizada en cuarcita oscura y con unos rasgos tremendamente realistas. (Foto: Fundación Canal)





La momia de Psusenes I ha proporcionado gran cantidad de objetos de oro que hablan de la familia del soberano. Entre otros, este brazalete que fue un regalo de su esposa Mutnedyemet, formado por siete anillos lisos y estriados. Este brazalete se encontró en el brazo derecho del faraón. (Foto: Fundación Canal)





Una de las figuras relevantes de la historia de Egipto fue la reina Hatshepsut, hija de Tutmosis I y hermana y esposa de Tutmosis II. Su ascenso al trono fue polémico. Tras un breve periodo de regencia tomó el poder y adoptó todos los títulos y símbolos de la realeza. Su reinado fue pacífico y estuvo marcado por la construcción de numerosos edificios. (Foto: Fundación Canal)





Cuando Pierre Montet descubrió las tumbas reales invioladas de Tanis quedó fascinado por la riqueza de los ajuares. Sarcófagos y máscaras de oro y plata que podrían compararse con los de Tutankamón. En los dedos de la momia de Psusenes I se llegaron a contabilizar 36 anilos. Éste estaba en el pulgar derecho del rey. (Foto: Fundación Canal)



Horemheb ofreciendo agua e incienso a una divinidad, una de las más de cien piezas procedentes del Museo de El Cairo que podrán contemplarse en la exposición Faraón, en el Centro de Arte Cuarto Depósito, y que permitirá reconstruir la vida de los faraones desde 2686 hasta 1069 antes de Cristo.



Horemheb ofreciendo agua e incienso a una divinidad, una de las más de cien piezas procedentes del Museo de El Cairo que podrán contemplarse en la exposición Faraón, en el Centro de Arte Cuarto Depósito, y que permitirá reconstruir la vida de los faraones desde 2686 hasta 1069 antes de Cristo.



Faraón

Desde el 21 de diciembre de 2005 al 14 de mayo de 2006

En el Canal de Isabel II

La Comunidad de Madrid y el Canal de Isabel II, ofrecen hasta el 14 de mayo la mayor y mejor exposición que se ha realizado sobre Egipto. Esta nueva muestra de arte milenario se puede ver en el Centro de Exposiciones Arte Canal: "Faraón". La exposición que ahonda en la figura de estos excepcionales monarcas cuyo patrimonio y leyenda aún perduran en nuestros días, ya ha visitado otras ciudades europeas como Venecia o París, pero es esta exposición la que va a reunir mayor y mejores piezas.

Esta muestra da continuidad a la línea expositiva emprendida el pasado año con los "Guerreros de Xi'an" y que recibió en tres meses a cerca de 450.000 visitantes. La nueva exposición ha sido organizada por el Canal de Isabel II y cuenta con el patrocinio principal de Caja Madrid, así como con la colaboración de la Fundación Canal, la Consejería de Cultura y Deportes y otras entidades de máximo nivel como Acciona, Dragados, Ferrovial y Sacyr-Vallehermoso. "Faraón" está avalada por entidades  internacionales como el Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto, el Museo de El Cairo, el Instituto del Mundo Árabe de París y el Museo Británico. "Faraón" integra dos exposiciones en una, ya que se compone de una proyección audiovisual en tres dimensiones sobre el cuerpo de una momia procedente del Museo Británico, y la exhibición de 120 obras, algunas con más de 4.500 años de antigüedad, del Museo de El Cairo.

Viaje al interior de una momia

La muestra se inicia con la visualización de "Momia: viaje interior", una proyección de realidad virtual en tres dimensiones que explora el interior de una momia con una antigüedad de 2.800 años. La película ha sido expuesta en el Museo Británico en Londres y permitirá desvelar a los espectadores los secretos del sacerdote Nesperennub: cuando vivió y dónde, su alimentación, su profesión y otros múltiples detalles de la existencia de este personaje.

Esta proyección audiovisual es una coproducción del Museo Británico y de la empresa de tecnología Silicon Graphics. La momia de Nesperennub fue sometida a un escáner en un hospital londinense, obteniéndose más de 1.500 secciones transversales a intervalos de un minuto. El montaje, mediante potentes ordenadores, del material obtenido permite al espectador obtener un plano más cercano del cuerpo e incluso viajar "por el interior" de los datos, creando la ilusión óptica de estar bajo las envolturas e, incluso, dentro del propio cuerpo de la momia.

Para la exhibición de estas imágenes se ha construido una pirámide de 18 metros de altura, con una capacidad para 150 personas, a la entrada del Centro de Exposiciones Arte Canal.

Obras de hasta 4.500 años de antigüedad

Ya en el interior de la sala, el.visitante tendrá la oportunidad de contemplar las 120 piezas procedentes del Museo de El Cairo. Estas obras, algunas de ellas con más de 4.500 años de antigüedad, ofrecen un recorrido sobre la vida e historia de los faraones desde el Imperio Antiguo (2686-2173 a. de C.) hasta el Imperio Nuevo (1552-1069 a. de C.).

La exposición se estructura en siete ámbitos que profundizan en la vida del Antiguo Egipto a través de historia, política, ceremonias, palacios y organización social.

Entre las obras que serán expuestas al público destacan:

-El Coloso de Tutankhamón. Una estatua de 3 metros de altura con cerca de 3.500 años de antigüedad que fue encontrada en el templo funerario de Ay y Horemheb en Tebas Norte. Pertenece a la Dinastía XVIII, Reinado de Tutankhamón.

-Estatua del Rey Quefrén. Esta pieza realizada en basalto sale, por vez primera, del Museo de El Cairo. Pertenece a la Dinastía IV, Reinado de Quefrén, y posee más de 4.500 años de historia.

-Lecho de Tutankhamón. Este faraón contaba en su ajuar funerario con seis camas de uso cotidiano, además de varios lechos mágicos. La cama que será expuesta es uno de los ejemplares más sencillos. Pertenece a la Dinastía XVIII, Reinado de Tutankhamón.

Pilar del templo de Atón en Karnak. Esta escultura es uno de los colosos que estaban adosados a los pilares del citado templo. Pertenece a la Dinastía XVIII, Reinado de Ajenatón.

-Máscara funeraria de Psusenes 1. Entre todos los objetos hallados en las tumbas reales de Tanis, destaca por su belleza esta máscara mortuoria realizada en oro. Pertenece a la Dinastía XXI, Reinado de Psusenes I. 



Photo



Photo



A solid gold burial mask of King Psusennes from the 21st Dynasty is seen during a preview of an exhibition entitled 'Pharaoh' in Madrid, December 20, 2005. The exhibition, which will open December 21, includes over 120 ancient Egyptian works dating back as far as 4,500 years as well as a three-dimensional audiovisual projection of the interior of a mummy. REUTERS/Paul Hanna





Centro de Exposiciones Arte Canal

El Centro de exposiciones Arte Canal fue inaugurado en noviembre de 2004 con la exposición "Guerreros de Xi'an". Esta muestra fue visitada por cerca de 450.000 personas durante los tres meses que permaneció abierta al público.

La sala ocupa la mitad del primero de los cuatro módulos del 4° depósito de agua subterráneo del Canal de Isabel II, una estructura de primera mitad del siglo XX, con capacidad para 141.000 m3 de agua. Situada a 9 metros de profundidad con respecto al Parque de Plaza de Castilla, y a 5 metros en relación con el Paseo de la Castellana, tiene una superficie de más de 4.700 m2, distribuidos entre la entreplanta, de 1.200 m2, y la planta baja de 3.500 m2, de los cuales más de 2.000 m2 corresponden al área expositiva.

Este centro de exposiciones del Canal de Isabel II fue acondicionado respetando al máximo la construcción original, similar a los antiguos aljibes romanos y árabes. De hecho, conserva las arcadas del antiguo depósito que le proporcionan el aspecto de una enorme mezquita, con un total de 144 arcos con una altura de más de 7 metros.

  

Free counter and web stats