Carmona/Alcalá/Aljarafe: Entre Lotos y Grifos trasluce el Trino

Publicado en Hispania Prerromana el 28 de Diciembre, 2005, 10:34 por terraeantiqvae

Lotos y  Grifos son los motivos de ajuares y útiles encontrados en Los Alcores y el Aljarafe para la etapa denominada por los arqueólogos como Tartessio Orientalizante.  En San Blas, Carmona, en el Aljarafe (Sevilla)  y en El Gandul, Alcalá de Guadaira-Mairena del Alcor, se han encontrado piezas que guardan un enorme significado simbólico. Entre Lotos y los Grifos trasluce el Trino.

En mayo de 1992 los arqueólogos municipales de Carmona realizaron una intervención de urgencia en un solar situado en lugar céntrico y elevado del actual barrio de San Blas y excavaron un complejo de estructuras pertenecientes a distintas fases de edificación superpuestas. Tres de estos edificios construidos uno sobre otro, siempre con la misma orientación, se fechan entre la segunda mitad del VII, o principios del VI, y mediados del siglo V a.C. El más antiguo de estos tres complejos superpuestos, sólo pudo excavarse completa una habitación de 4,40 por 1,80 m., orientada de NE a SO en sentido longitudinal.

Se encontraron en el Píthois (tinajas de cerámica) con decoración figurada que se recogieron fragmentados y esparcidos sobre el suelo de la habitación, junto con dos copas de cerámica gris a torno y un plato de engobe rojo que pudieron servirles de tapaderas, dos vasos para almacenar hechos a mano y un juego de cuatro cucharas de marfil talladas en forma de patas de cuadrúpedo ungulado, que corresponden a los cuartos delanteros y traseros de un mismo animal.

Los tres píthoi son, sin duda, las piezas más llamativas en este conjunto. En el mayor de los tres (75 cms. de altura), un cortejo de cuatro grifos, ataviados con un faldellín que cuelga del antepecho, desfila ceremoniosamente entre abundante vegetación de lotos. Son seres híbridos, con cabeza, cuello y alas de ave, cuerpo de ungulado corredor y rabo de bóvido o león.

Según la Dra. María Belén Deamos, profesora titular del Departamento de Prehistoria de la Universidad de Sevilla y el Dr. José Luis Escacena anterior secretario de este departamento, la interpretación funcional del complejo arquitectónico de San Blas y la del singular conjunto no es fácil, pero algunos datos llevan a considerar que los objetos que examinamos podrían constituir un equipo asociado a prácticas culturales que se realizaban en un complejo sagrado de naturaleza urbana. Hipótesis fundamentada, sobre todo, en el análisis de los materiales, teniendo también en cuenta las características del ámbito en que se hallaron y las de los edificios que se le superponen, así como las del registro que a estos otros se asocia.

Continúan los profesores de la Universidad de Sevilla que la simple contemplación de las piezas induce a pensar que no constituyen un ajuar doméstico corriente. Parece claro que son en su mayor parte objetos de lujo, manufacturas valiosas realizadas por artesanos especializados que utilizaban materias primas caras y exóticas, como en el caso de las cucharas de marfil. En cuanto a los grandes vasos pintados, cabría argumentar que se trata de un equipo costoso adquirido por las élites del lugar (Murillo 1989: 160), pensando que los motivos representados sobre estas cerámicas tienen un valor simbólico y no meramente decorativo (cf. Pachón y otros 1989-90: 252-253; Tortosa 1996: 157 y 386, nota 40).

Así que detalles como las diferencias entre animales con y sin "barbas" en la pieza de los grifos, o la forma de rematar con una flor de pétalos caídos, como si estuviera marchita, la cadena de lotos abiertos y cerrados que decora las otras dos vasijas del conjunto, encierran, en nuestra opinión, un lenguaje en clave simbólica cuyos códigos no sabemos descifrar porque no estamos iniciados en ese lenguaje (Olmos 1992: 41).

FLOR DEL LOTO



El origen del uso de este símbolo se pierde en la aurora de los tiempos, así como el de la Luna y el Sol. El Loto puede ser el símbolo más grande que conoce la humanidad (después del Huevo), y completo; mediante él se pueden comprender los grandes misterios del Universo y tambien del Hombre. El entendimiento de estos últimos, libres de la carga materialista que soporta nuestra sociedad de hoy, podría aparecer sin embargo claro y revelador a individuos y sociedades de carácter más espiritual.

Sobre la "elección" del Loto como símbolo se puede decir que minerales, plantas y animales han sido clasificados como solares o lunares de acuerdo a propiedades que aun la ciencia no explica completamente. Plantas como el Githymal, que sigue fielmente al sol aun cuando esté nublado, o el Heliotropo, o la flor de Acacia que abre los pétalos al salir el Sol y los cierra a la puesta. Lo mismo hacen el Loto, y el Girasol de Europa. La Hierba mora o Jediondo Canario y de las Madeiras ofrece análoga particularidad respecto de la Luna.

El Loto - Nelumbo Nucifera Gaertn - pertenece a la especie de las Ninfáceas. Crecen estas plantas herbáceas en aguas tranquilas o de lento movimiento. Poseen raíces sólidas que les permite sujetarse en los fondos fangosos. Las hojas y las flores crecen sobre largos pedúnculos o tallos y la mayoría de ellas flotan sobre la superficie del agua. Tanto la raíz como las hojas y flor tienen alcaloides y glucósidos con multitud de facultades terapéuticas sobre el sistema nervioso, muscular, respiratorio, etc., que no son relevantes en lo referente a su simbología, aunque no dejan de aportar sin embargo más valor si cabe a esta planta.

El Loto fue tenido por sagrado desde la más remota antigüedad por los indos arios, por los egipcios y después de ellos por los budistas. Era reverenciado en China y en el Japón, y fue adoptado como emblema cristiano por las Iglesias griega y latina, que lo han reemplazado con el Nenúfar (o la Azucena o Lirios de agua o Flor de Lis). En todos los cuadros de la Anunciación, el Arcángel Gabriel se aparece a la Virgen María con un vástago de Nenúfares (o de Azucenas de agua) en la mano.

SIMBOLOGÍA DEL LOTO


En cada uno de los sistemas filosóficos y religiosos, induísta, egipcio, semita, y aun en el cristianismo, el fuego representa el principio activo, masculino y generador; y el agua o vapor, el firmamento", o el alma de la materia, el principio femenino pasivo, del cual han emanado todas las cosas de este universo. De ahí que el agua sea -la Madre-, y el fuego -el Padre-. Como el Loto se cría en el agua al calor del sol, los antiguos lo consideraron hijo del Fuego y del Agua; de aquí que simbolice también la dualidad de Espíritu y Materia.

El Loto o el Lirio de agua es una figura simbólica del poder dual y creador en la naturaleza:  materia (agua y tierra y aire) y fuerza (fuego -aliento oculto-). El Loto, como veremos, simboliza tanto la vida del hombre (la unidad andrógina), como el cosmos (energía-materia).

Las razones son dos:

1º- La semilla del Loto contiene ya antes de germinar el embrión de las futuras hojas, o sea que la semilla del Loto contiene dentro de sí una miniatura de la planta futura, hojas perfectamente formadas, "pétalos inmaculados", miniatura de las plantas perfectas en que se convertirán algún día; (la simiente de todas las plantas Fanerógamas contiene la futura planta con su propia configuración). Esto simboliza el hecho de que los prototipos espirituales de todas las cosas existen en el mundo inmaterial antes que se materialicen en la Tierra; a esto se refiere el versículo del génesis que dice: "Y Dios dijo: que la tierra produzca... el árbol frutal que dé el fruto según su naturaleza, cuya semilla está en él mismo".

En todas las religiones antiguas el "Hijo del Padre" es el Dios Creador, es decir, su manifiesto y visible pensamiento. El "hijo parecido a su padre" a manera del Loto, cuya forma externa asume gradualmente la figura del modelo dentro dentro de si.

La idea fundamental de este símbolo es muy hermosa, y demuestra, además, un origen idéntico en todos los sistemas religiosos. Ya sea como Loto, como Nenúfar (o como Azucena), significa una y la misma idea filosófica, a saber: la Emanación de lo objetivo a partir lo subjetivo, la ideación divina pasando de la forma abstracta a la concreta o visible.

Así pues El Caos es el Firmamento o el Espacio de Ocultas y Misteriosas propiedades que contiene en sí mismo los gérmenes (semillas en miniatura) de la creación universal; es así la Virgen Celeste (el agua, la tierra, el aire), madre espiritual de todas las formas y seres existentes, de cuyo seno, fecundado por el Espíritu Santo (el fuego, el calor), surgen a la existencia la materia y la fuerza, la vida y la acción. (justamente lo mismo que el Espíritu Santo es aún simbolizado por "lenguas de fuego", en los Hechos.9)

2º- El hecho de que el Loto crece al través del agua, con su raíz en el fango, y abre sus flores en el aire, atravesando el agua.

La raíz del Loto hundida en el cieno representa la vida material; el tallo lanzándose hacia arriba al través del agua, simboliza la existencia en el mundo psíquico; y la flor flotando sobre el agua y abriéndose hacia el cielo, es emblema de la existencia espiritual. Raíz corpórea que está en el cieno del estanque, sus hojas psíquicas en el seno tranquilo y "lunar" de las aguas del mismo, mientras que su corola, que es el alma ya libertada, y su perfume, que es el Espíritu mismo, se bañan ya bajo los rayos del Sol vivificador. Cada uno de nosotros lleva en sí la "Joya en el Loto", llámese Padmapâni, Krishna, Buddha, Cristo o cualquier otro nombre que podamos dar a nuestro principio divino, el Yo. Hay un Dios en cada ser humano, pues el hombre fue y volverá a ser Dios.

El Loto simboliza así la vida del hombre y también la del Cosmos, puesto que los elementos de ambos (cosmos y hombre) son los mismos, y que ambos están desarrollándose en el mismo sentido.

Antes de la era cristiana, desde la Trimurti Inda hasta la tríada de las Escrituras Hebreas, según la interpretación cabalística, todas las naciones velaron simbólicamente la Trina naturaleza de su Divinidad suprema. En la religión cristiana, el misterio de la trinidad no es ni más ni menos que el artificioso injerto de una rama nueva en tronco viejo. Tanto en la Iglesia latina como en la griega se ve en los cuadros de la Anunciación al arcángel Gabriel con el Trínico símbolo de las Azucenas en la mano ante la Virgen María; y en lo alto del altar el ojo de la Providencia dentro de un Triángulo en substitución del Yod o God, Hebreo.

En todas las religiones primitivas, el Dios Creador es el "Hijo del Padre", esto es, su Pensamiento hecho visible; y antes de la Era cristiana, el título Trino de Dios en cada nación, estaba por completo definido y substanciado, en sus alegorías.

El simbolismo de las deidades lunares (agua) y solares (fuego) está mezclado de un modo tan laberíntico, que es casi imposible separar unos de otros signos, tales como, el Loto y los animales "sagrados". A estas deidades les eran consagrados los animales y plantas acuáticas, el ibis, o cisne, o el ganso, el cocodrilo y el loto. El Ibis era muy venerado en Egipto. Estaba consagrado a Isis, que a menudo es representada con la cabeza de este pájaro, y también estaba consagrado a Mercurio o Thoth, que se dice tomó su forma cuando escapó de Tifón. El contexto simbólico del Ibis, como veremos, el es mismo que el del Loto.



Interpretaciones simbólicas del Ajuar de San Blas en Carmona, Bronce Carrriazo de El Aljarafe y Fuente de El Gandul.

Ajuar de San Blas (Carmona),  Phitois y Cucharas.

Ajuar de San Blas (Carmona),  Phitois y Cucharas.

En esta lámina de un pitohi extendido vemos a Grifos (figuras formadas de partes humanas y animales varios), con cabeza de ave, tronco y patas de cuadrúpedo con alas y cola  león o (de Serpiente); y plantas de Loto a diferentes estados de crecimiento, alturas e inclinaciones. Hay Lotos que han llegado a desplegar su Corola, cuyo tallo o inteligencia les ha elevado hasta la altura de desplegar la corola.

Los Grifos con pies de animal terrestre o grosero (el cuerpo), absorbiendo de la tierra el sustento necesario ( como el loto del fango de la charca)  que mediante las alas (el tallo del Loto), ( la inteligencia, o phiquis), volar y elevarse hasta alcanzar la altura (la cabeza del ave) de salir al aire desplegar la flor, colores y perfúmenes ( el espíritu, alma o doble espiritual).

Los pies del cuadrúpedo terrestre anclados en la tierra de donde nace y de lo que está hecho ( el cuerpo). Las alas de este grifo es el tallo del Loto, la inteligencia o phiquis que permite elevar la conciencia mediante el conocimiento y la razón: y llegado el momento dejado atrás el lodo matriz, agua y tierra de la que se sustenta, desplegar la corola espiritual, mundo superior de aire, colores y perfumenes que trascienden a los inferiores mundos relacionados con el sustento o raíz y tallo del loto.


Pero algunos tallos y alas que quedan quebrados en algún momento de su ciclo sin terminar: La Trinidad: Cuerpo, Inteligencia y Espíritu o doble Espiritual.

Así vemos que a la misma altura de la cola del cuadrúpedo representando a la serpiente (la serpiente de la sabiduría), está la cabeza del ave  y la corola del loto (espíritu desplegado). Esta es la altura máxima alcanzada por la corola de los Lotos que no han quebrado en su desarrollo natural, bien en su ascensión a través de superficie del agua hacia el aire, bien llegando a formar el capullo no terminó de florecer ...


Juego de cuatro cucharas de marfil talladas en forma de patas de animal de trabajo o domestico que dentro de este contexto simbólico son los pies del cuadrúpedo, la raíz del Loto, el sustento de la matriz. Estas cucharas tienen la forma de las piernas, parte inferior del animal en contacto con la tierra y el agua. De donde crece todo y de donde se sustenta y alimenta. La cuchara es un instrumento ajuar destinado al uso de la alimentación del hombre o sustento de la raíz y propiamente representado por los cuartos o patas del Grifo. 




Es esta vemos lo que podría ser la semilla del loto, germen que lleva dentro de si una miniatura de las líneas maestras de lo que será. Semilla destinada a ser flor. Semilla padre y flor hijo creador. El padre florece mediante su hijo, la flor de loto desplegada en su doble espiritual, fuego o parte divina del hombre.

Una apreciación última sería considerar el ajuar de San Blas de Carmona "menos Lunar" que los siguientes de El Aljarafe y El Gandul, que vienen a continuación.







Bronce Carriazo
Hacia el 600 a.C. Museo Arqueológico. Sevilla.

Pieza de bronce de la cultura tartesia. De composición simétrica representa a una diosa, quizá Astarté, protectora de la naturaleza y de la vida, flanqueada por dos prótomos de ave con las alas extendidas. El conjunto debió ser un colgante ornamental o bien debió formar parte del ornamento de un caballo. La disposición del peinado de la diosa recuerda a la diosa Hathor egipcia. Debe su nombre al profesor Carriazo que lo recuperó en un mercadillo. Hacia el 600 a.C. Museo Arqueológico. Sevilla.

Esta es una bella pieza en la que vamos a leer lo mismo que en el ajuar encontrado en el barrio de San Blas de Carmona  sin embargo como veremos de pasada denotando esta, un mayor énfasis Lunar.


La misma pieza entera es una corola del Loto; los pétalos formados por las cabezas y punta de las alas de los cines, gansos, ocas o ibis, y la base de esta corola es la misma diosa, es decir la tierra y el agua del fondo de la charca. La madre material, lunar, agua y la tierra,  de la que está hecho y nace todo, y de la que crecen los tallos o cuellos de oca, alcanzando hasta la cabeza del ave la máxima altura, tambien ascendido por sus alas. Lotos brotan del cuello de la diosa tierra y agua que lleva en sus manos el Yod semita (simbolo de la trinidad).

Los Lotos brotan del como del cuello de la diosa pues su semilla y raíz germinan en ella misma, irradiados en todas direcciones como adorno pectoral de la diosa.

Esta pieza homenajea el valor de la tierra y el agua, sea la materia. La diosa andrógina, componente y hogar nutriente de la semilla y el tallo, declara la trinidad alzando a la altura de la cabeza de las aves el Yod o God triangular hebreo, símbolo de la Trinidad: 1º- Semilla con las líneas maestras, 2º- Tallo o inteligencia y 3º- Corola del Loto y doble espiritual. Pero su cabeza manteniéndose por debajo de las Yod triangulares y las cabezas de ganso (espíritu o corola), pues la pieza de bronce entera,  corola de loto abierta, espíritu o alma, a quien la diosa produce y nutre desde el fondo de la charca y es la misma charca.    



Fuente Orientalizante - El Gandul
(Según Fernández Gómez, 1989)
Alcalá de Guadaíra

Fuente Orientalizante - El Gandul
(Según Fernández Gómez, 1989)
Alcalá de Guadaíra

En esta fuente para servir los alimentos que sustentan a la raíz observamos en mismo motivo que los anteriores. Aunque estos están de acuerdo con la misión del ajuar. Vista la fuente verticalmente es una flor de Loto con su base y la Corola abierta arriba. En el centro de la fuente está el agua, representada con los peces ( la entrante era de picis s. VI ade.) rodeados de las semillas de Loto germinando y estas bajo los pies de los grifos. Estos Grifos unos caminan dirección a la base (lo material) y alguno en dirección a la corola (el espíritu).

El concreto uso destinado del ajuar es muy considerado por el autor de la Fuente del Gandul al decorarla y denota un cuidadoso esmero en mantener el equilibrio entre el momento de la satisfacción sustentoria, los alimentos nutrientes, sea el cuerpo y la materia, con " el motivo" de fondo, sea la evolución del espíritu y sea la Trinidad.



+ Excavaciones de San Blas ( Carmona )
TESTIMONIOS RELIGIOSOS DE LA PRESENCIA FENICIA EN ANDALUCÍA OCCIDENTAL - María Belén y José Luis Escacena- (Universidad de Sevilla)

TESTIMONIOS RELIGIOSOS DE LA PRESENCIA FENICIA EN ANDALUCÍA OCCIDENTAL - María Belén y José Luis Escacena- (Universidad de Sevilla)


Fuente: La Redacción

http://www.losalcores.info/articulo.asp?ID=1917

http://www.losalcores.info/articulo.asp?ID=1917
  

Free counter and web stats