Ancient 'footprints' found in Mexico. Rex Dalton, Nature

Publicado en Ancient 'footprints' found in Mexico. Rex Dalton, Nature el 6 de Julio, 2005, 11:36 por terraeantiqvae

Map, BBC

Image: Foot and footprint

Preservan milenarias huellas humanas en Nicaragua

Las Huellas de Acahualinca fueron descubiertas accidentalmente en 1874 y están ubicadas en el barrio del mismo nombre en esta capital, muy cerca del lago de Managua o Xolotlán, donde se resguardan pisadas de niños y adultos.

 (Foto Angel.org.ni)

 (Foto Angel.org.ni)

 (Foto Angel.org.ni)

 (Foto Angel.org.ni)

  (Foto Ruhtansa.com)

Managua, 26 Jul. El Museo Sitio Huellas de Acahualinca, considerado una joya arqueológica, alberga vestigios humanos con más de seis mil años de antigüedad, preservados hoy por el Instituto Nicaragüense de Cultura (INC).

Las Huellas de Acahualinca fueron descubiertas accidentalmente en 1874 y están ubicadas en el barrio del mismo nombre en esta capital, muy cerca del lago de Managua o Xolotlán, donde se resguardan esas pisadas de niños y adultos, explica una nota de la agencia Prensa Latina.

De acuerdo con expertos es uno de los más antiguos indicios de la presencia humana en este país centroamericano.

Según trascendió este martes aquí, al inicio de su descubrimiento se planteó que el rastro pertenecía a personas que huían despavoridas de una violenta erupción volcánica.

Investigaciones más recientes apuntan a que las marcas fueron impresas por antiguos habitantes de la zona, al caminar normalmente, mientras se dedicaban a sus labores cotidianas, como la pesca, recolección de plantas y semillas o a la caza.

Para los entendidos, una capa de lodo y cenizas las protegió, transformándolas en uno de los testimonios de la humanidad mejor conservados actualmente.

Deben protegerse

Aunque se considera que estas huellas están en buen estado, necesitan protección contra la humedad, uno de sus mayores enemigos, para evitar derrumbes y proliferación de hongos que las deterioren.

En declaraciones a la prensa Freddy Solís, arquitecto museógrafo del INC, explicó que el programa que ejecutan ahora prevé darle mantenimiento al lugar, lo cual incluye los techos para proteger de la humedad las dos excavaciones donde están los antiguos restos.

Además, el supervisor de la Unidad Ejecutora de proyectos del instituto mencionado, Gerald Quintero, indicó que en la segunda excavación se protegerán las paredes con aditivo y se reforzará con vigas que eviten derrumbes.

Estará preservada además por una malla plástica perimetral para impedir el ingreso de basura y otros elementos en esa área.

En la primera se fortalecerá el muro de contención y se sustituirán los canales existentes (de zinc galvanizado) por unos plásticos.

El INC invertirá en este sitio alrededor de 300 mil córdobas (cerca de 18 mil dólares). 

Fuente: Prensa Latina / Radio Nacional de Venezuela, 26 de julio de 2005

Enlace: http://www.rnv.gov.ve/noticias/?act=ST&f=14&t=20727


Ancient 'footprints' found in Mexico

Fuente: Rex Dalton, Nature, 4 de julio de 2005

Enlace: http://www.nature.com/news/2005/050704/full/050704-4.html

Find may push back dates of when people arrived in the Americas.

 

Foto: Could this be a footprint from 40,000 years ago? © Silvia Gonzalez

Researchers think they may have found footprints in southern Mexico that mark the oldest evidence for the presence of humans in the Americas.

The impressions, preserved in volcanic ash outside the city of Puebla, have been dated to about 40,000 years ago, beating the oldest accepted evidence of humans in the Americas by some 25,000 years. If proven, the prints would lend support to controversial theories that people reached this land much earlier than previously thought.

The researchers themselves say more work needs to be done to confirm that they have found the mark of human steps. "I believe they are footprints," says geoarchaeologist Silvia Gonzalez of Liverpool John Moores University, UK, who is originally from Mexico. "But we are being cautious, as we need to do more work."

Gonzalez reported the discovery on 4 July at the Royal Society's Summer Science Exhibition in London.

Long-distant runners

 

Foto: A path of 'prints' in the ash field of an ancient volcanic eruption. © Silvia Gonzalez

The team first stumbled on the prints in the summer of 2003 while hiking between archaeological sites near the dried bed of Valsequillo Lake. They found an ash field peppered with more than 200 impressions that seem to be footprints from several people, including children, along with birds, cats, dogs and species with cloven feet. Gonzalez thinks they might have been fleeing an eruption from the nearby Cerro Toluquilla volcano.

The prints are plainly exposed and in an area that sees traffic in everything from miners who quarry the ash to recreational cyclists. Some worry that human interference, along with heavy rains, might have acted to make the impressions that now look like footprints.

Thomas Higham of the University of Oxford, UK, used radiocarbon dating on shells in sediments just above the layer of ash and found they were about 40,000 years old.

Early arrival

The prevailing theory is that people first migrated from northern Asia between 15,000 and 10,000 years ago, crossing to America over a land bridge at the Bering Strait. But controversial genetic analyses of Native American populations indicate that some immigrants may have arrived much earlier than that, up to 40,000 years ago. That predates the ice age that held much of North America in its grip some 20,000 years ago.

No direct evidence has been found for this early arrival. The oldest archaeological evidence is found in Chile's Monte Verde ruins, which contains signs of campfires and other clues of human occupation from about 14,500 years ago.

Debate continues about what the marks really represent. "I've seen them up close and personal, and I don't think they are footprints," says Paul Renne, a geochronologist at the University of California, Berkeley. Renne is keen for the team to find further evidence of human occupation that might shore up its claim. 

Bruce Latimer, a human anatomist at the Cleveland Museum of Natural History in Ohio who helped identify some 3.5-million-year-old Laetoli footprints in Tanzania, agrees that caution is necessary. He says that human prints are usually so distinctive they are hard to miss. "I have not seen them. But if you have to equivocate, it is probably not human."

The team plans to excavate the site in the Valsequillo Lake basin early next year, in an attempt to uncover other footprints or signs of human life. Late last month, the British Natural Environment Research Council gave the Gonzalez team a US$370,000 grant to continue their work.

Fuente: Rex Dalton, Nature, 4 de julio de 2005

Enlace: http://www.nature.com/news/2005/050704/full/050704-4.html

Foto Portada

Foto Portada

Photo

In this photo issued from Britain's Bournemouth University Monday July 4, 2005, showing what is claimed to be a 40,000 year-old human footprint, found near to the city of Puebla, 130 km southeast of Mexico City. Dr Silvia Gonzalez, from Liverpool John Moores University (LJMU), who led the team of researchers, said the findings were 'the tip of the iceberg' and would help rewrite the history books, and professor Huddart of LJMU said, 'Our findings support the theory that these first colonists may perhaps have arrived by water rather than on foot using the Pacific coast migration route.'(AP photo / Bournemouth University)

Photo

In this photo issued from Britain's Bournemouth University Monday July 4, 2005, showing what they claim to be 40,000 year-old human footprints near to the city of Puebla, 130 km southeast of Mexico City. Dr Silvia Gonzalez, from Liverpool John Moores University (LJMU), who led the team of researchers, said the findings were 'the tip of the iceberg' and would help rewrite the history books, and professor Huddart of LJMU said, 'Our findings support the theory that these first colonists may perhaps have arrived by water rather than on foot using the Pacific coast migration route.'(AP photo / Bournemouth University via PA)

Las huellas fueron encontradas en una cantera abandonada situada a 130 kilómetros de la ciudad de México.

Las huellas fueron encontradas en una cantera abandonada situada a 130 kilómetros de la ciudad de México.

Polémica por huellas humanas
Martin Redfern
BBC Ciencia

Side by side comparison of a modern human foot and a quarry marking
Comparación entre un pie humano y la huella encontrada en una cantera mexicana.
Parecía un descubrimiento sensacional: el hallazgo de huellas preservadas en ceniza volcánica en una cantera abandonada en México indicaba que los humanos habían llegado al continente americano hace 40.000 años, mucho antes de lo que suponían las teorías vigentes.

El anuncio hecho en julio de 2005 generó gran entusiasmo. Pero al poco tiempo la excitación fue opacada por un segundo equipo de investigadores que situaron el origen de las rocas hace 1.3 millones de años, considerándolas demasiado antiguas para contener huellas humanas.

Hasta ahora, la evidencia más difundida señala que los primeros humanos que llegaron a América del Norte provenían de un poblado llamado Clovis en Nuevo México.

Las huellas dejadas por estos inmigrantes datan de hace 11.500 años. Se cree que cruzaron un puente de tierra que alguna vez existió entre Siberia y Alaska.

Sin embargo, constantemente está surgiendo evidencia que apunta a la existencia de migraciones más tempranas.

Las huellas de la cantera

Huella que podría ser humana (Foto gentileza de la  Universidad John Moores)
De pronto, comencé a ver unas huellas en la superficie de la ceniza volcánica... y reconocí que eran huellas humanas
Silvia González, investigadora de la Universidad de Liverpool John Moores
Los mejores indicios provienen de Monte Verde en Chile y datan de hace 12.500 años. Pero para haber llegado tan al sur, los inmigrantes tendrían que haber ingresado al norte del continente mucho antes.

El problema es que la mayoría de las veces los anuncios terminan siendo descartados por carencia de pruebas irrebatibles.

Silvia González, la experta mexicana que lideró el equipo de investigación de la Universidad de Liverpool John Moores en el Reino Unido, fue la que anunció el descubrimiento en la cantera abandonada cerca de Puebla, unos 130 kilómetros al sureste de la Ciudad de México.

"De pronto, comencé a ver unas huellas en la superficie de la ceniza volcánica... y reconocí que eran huellas humanas", le dijo la investigadora a la BBC.

"Sentí conmoción, porque ya sabía que esta ceniza era muy antigua".

Al principio sus colegas se rieron, pero rápidamente comenzaron a remover el polvo con entusiasmo.

Ahora una extensa zona de la cantera ha sido despejada y los expertos están haciendo un estudio de las huellas con láser digital.

Dicen haber encontrado marcas tanto de adultos como de niños.

Los escépticos

No hay rastros que sean consistentes, las formas no parecen realmente huellas humanas y aún más importante, hay una inmensa diversidad de formas y tamaños
Paul Renne, investigador del Centro de Geocronología de Berkley
El profesor Mike Waters de la Universidad de Texas A&M no cree en el descubrimiento.

Piensa que las huellas son producto del trabajo que se ha hecho en el interior de la cantera y la posterior erosión.

A su juicio, hay algunas huellas en ese lugar -que podrían ser de camiones y excavadoras mecánicas- que parecen más recientes y que explicarían la confusión.

Por otro lado, Paul Renne, investigador del Centro de Geocronología de Berkley en California, asegura que la ceniza volcánica donde se encontraron las huellas tiene una antigüedad de 1.3 millones de años, demasiado antigua para ser compatible con las huellas humanas.

"No creo que sean huellas", le dijo Renne a la BBC.

"No hay rastros que sean consistentes, las formas no parecen realmente huellas humanas y aún más importante, hay una inmensa diversidad de formas y tamaños", agregó.

Sin embargo, González dice que quizás hay sedimentos más antiguos que quedaron atrapados en la ceniza y por eso las pruebas arrojan una data tan antigua.

También hay diferencias de opinión sobre el hecho de que las polaridades magnéticas de la tierra y de las rocas investigadas son distintas, lo cual avalaría la idea de que existe un hueco de más de un millón de años entre el origen de la ceniza volcánica y las huellas.

Y así, desde distintas perspectivas, el debate parece no tener fin.

Precisamente para responder a las críticas, el equipo dirigido por González espera conseguir autorización para excavar en busca de más huellas que no puedan ser asociadas con rastros del trabajo al interior de la cantera.

"Eso convencería incluso a los más críticos", declara González.

  
Free counter and web stats